martes, enero 29, 2008

Las chicas de Frédéric.

Cuenta la leyenda sociológica que en las tierras del sol naciente, después de años de endogamia sexual, lo que más tira últimamente es el intercambio de sudores con occidental de por medio. Ni podemos contrastarlo, ni tenemos datos personales para afirmar que sea de otra manera, eso sí, si nos dejamos llevar por las páginas de Ellas, lo cierto es que habrá que reconocer que los franceses arrasan en Japón. Bueno, o eso o simplemente que al amigo Frédéric Boilet le ha ido muy bien en sus prácticas de seducción galas durante su estancia japonesa.
Hemos mencionado más de una y dos veces nuestra devoción por el francés y su nouvelle manga. Hemos comentado lo mucho que nos interesa su propuesta, aunque sólo sea como planteamiento teórico de reactivación comicográfica y fuente generadora de ideas. Por eso, como pueden imaginar, no nos van a oír hablar mal de Ellas (la recopilación de historias cortas publicada el año pasado por Dibbuks). Sin llegar al nivel de La espinaca de Yukiko o Tokyo es mi jardín (en nuestra opinión sus dos mejores trabajos hasta la fecha), este tomito formado por 7 historias "publicadas en su mayoría en la revista japonesa Manga Erotics" (que dicen los editores en la solapa) mantiene un buen nivel general y muchas de las constantes del dibujante frances: su hiper-realismo cuasi-fotográfico, una cámara predominantemente subjetiva, el empleo pictórico del color, una gran osadía narrativa basada en la autoconsciencia y el relato biográfico y, por supuesto, un erotismo omnipresente y muy, muy explícito (alguno dirá que ahí se acaba lo erótico).
Cierto es, también, que algunos de los relatos de Boilet pecan de cierto narcisismo (soy un seductor irresistible) y una buena dosis de onanismo autocomplacenciente, acompañado de un exhibicionismo indisimulado. Boilet se abre la gabardina y nos enseña todo desde la primera historia y ese título (Hoy tengo que enamorarme), que no se sabe si chirría por pedante o por presuntuoso. Debajo de su impermeable Boilet nos muestra las vergüenzas o, mejor dicho, su desvergüenza a la hora de calmar sus sofocos estivales: sin mucho preámbulo, se lanza a la cacería de bellas piezas con ojos rasgados. Lo gordo es que, pese a tan tosco proceder, de ésta como de las otras historias, Frédéric sale triunfante con la captura de la mano (quién sabe si dando la razón a esos rumores amatorios que anunciábamos al comienzo).
Nos gusta, no obstante, como se retuercen los relatos de Boilet desde el ligoteo, hacia la confesión íntima, vía el diálogo inteligente y el experimento metaliterario. Y nos deslumbra observar como, desde ese exhibicionismo, el autor introduce inteligentemente dicha condición de autor, haciendo que dentro de sus cómics aparezcan su propios cómics (como en la misma Hoy tengo que enamorarme), se vea al autor dibujando (Ocas blancas y lunares), planeando sus guiones (Los moratones de Yukiko; Un bonito manga erótico), hablando de arte (Las ampollas de Mariko) o jugando irónicamente con las referencias cromáticas (Lo que se llevaron los chuminos violetas; Ayutthaya Reggae)..., que no sólo de follar (aunque sea con la intensidad de Historia sin palabras) vive el hombre.
Qué les vamos a decir, por un lado nos da hasta cierta penita que este franco-japonés haya sentado la cabeza con la señorita Aurelia. Y es que parece que en ese tándem, la tarea de descriptor-cronista de acrobacias sexuales ha recaído en la dama y, hablando claro, a nosotros nos gusta más como nos lo cuenta el Boilet (sin desmerecer aquella interesante primera entrega de chocolate a la fresa).

12 comentarios :

Cloe dijo...

te parecerá bonito, qué cantidad de perversiones sexuales.
(Me encanta,más!!)
Una cosa buen hombre: tiene mal el correo, aparecen letras así ghjdghggdsgsg y no puedo leer lo que dice. Supongo que habrá gustado video.

salud.

Ricardo Peregrina dijo...

No puedo opinar sobre las historias del señor Boilet porque no me he leído todavía ninguna. Pero aunque su narración pueda ser soberbia,a mi no me la pega: esos dibujos de estilo hiperrealista son fotos calcadas.

Little Nemo's Kat dijo...

Puede que tenga razón, don Ricardo, pero no deja de tener mérito igualmente: usa el color con mucha inteligencia y ese "hiperrealismo" está plenamente justificado en sus narraciones subjetivistas. Como he comentado, no sé si calca las imágenes, pero en el fondo me da más o menos igual, porque lo que dice me interesa tanto o más que su técnica.
Anímese y échele un vistazo a Tokyo es mi jardín, seguro que le gusta. Un saludo ;)

Lajarín dijo...

Es evidente que quema las fotos y luego colorea (muy bien, seguro). Eso a mi me crea cierto desconcierto, no por el hecho de que sea menos meritorio que dibujarlo él, ese es otro tema, sino por lo poco pudoroso de su intimidad que es el señor Boilet. Algunas escenas (yo he leído "La espinaca de Yukiko") son tan íntimas que, al saberlas fotos, muestran lo natural que es para este señor el mostrar imágenes (retocadas pero reales) de su vida íntima. YO no podría hacerlo, jajaja. Es menos directo con un dibujo tipo Chester Brown o Jeffrey Brown pero a mi me gusta más, como lector también...

Little Nemo's Kat dijo...

Cierto, pudor tiene poco. "Ellas" es un ejemplo claro por septuplicado; vale además como muestrario de sus intenciones autoriales a la hora de diseccionar los procesos de la seducción y de la creación conjuntamente. Tiene mucho interés, me parece.

La técnica exclusivamente fotográfica que señalan usted y don Ricardo, no me cuadra con algunas de las viñetas de su obra, que serían imposibles a menos que hubiera otro fotógrafo implicado (y entonces sí que la falta de intimidad rozaría el impudor, je). Un saludo.

Esteban Hernández dijo...

Estoy buscando tu e-mail por el blog y no lo he encontrado.
Me gustaría ponerme en contacto contigo.
¿Me la puedes escribir tu?

Mi dirección:
ilustracion@estebanhernandez.com

Saludos.

Olalla dijo...

Trabaja sobre las fotos que hace y las chicas son modelos normalmente.
A mí me parece delicioso.

Lajarín dijo...

Puede que utilice sistemas de trípodes y anclajes varios. No he leído la obra que usted cita, sr.gato, pero en la espinaca todas las viñetas son fotos. Dejando al margen, como dije antes, que sea o no meritorio su trabajo. Yo creo que sí. PEro bueno, pa gustos los colores, jejeje

Little Nemo's Kat dijo...

Claro Esteban, ahora mismo te la mando. De todos modos, por si acaso, la del blog funciona también: littlenemoskat@gmail.com

Gracias por el apunte, señorita. A mí también me parece un juego la mar de resultón (aunque lo de las modelos le quita un poco de encanto al asunto, ¿no le parece?). Un saludo

Eso es lo bueno, amigo Josema, que haya disensión y debate. Comparto con usted el aprecio por el personaje-artista, no obstante ;)

Anónimo dijo...

Dejo este mensaje por si estan interesados en el intercambio de enlace de texto en forma reciproca

http://intercambiodeenlace.firstposition.info/
http://firstposition.info/
http://tus-links.com.ar

Olalla dijo...

Eso pensaba yo de las modelos pero luego hasta le vi su encanto, así no es tan descarado y más ficcional...
No sé que pasará ahora que tiene pareja pero en cualquier caso tengo que agradecer al autor un sentimiento que hasta leerlo desconocía:nostalgia por lo no vivido (ja)

Little Nemo's Kat dijo...

Sí, tiene cierta facilidad el señor Boilet para dotar de verosimilitud sus (en realidad complicados) encuentros afectivo-sexuales.
Lo de Aurelia lo solucionará con el habitual: "Cariño, sólo es trabajo, ya sabes que cuando estoy en ello sólo pienso tí" :D