martes, febrero 12, 2008

Somos lo que comemos (y cocinamos).

Vamos a asomar la cabeza en ese debate que se ha abierto en la blogosfera. Llevamos tiempo leyendo posts y metaposts que cuestionan la utilidad, la necesidad y el futuro y de las bitácoras sobre cómics. Posts que señalan el papel de los blogs en el nuevo papel que a su vez el cómic empieza a ocupar en panorama de las artes del S. XXI: investigación, difusión, información, exposición o divagación. La bitácora en lugar de la revista de análisis, en vez de la publicación de investigación científica, ocupando el lugar del tablón de anuncios, como hoja de confesión autorial...
En estos momentos hay ya tantos blogs y blogueros hablando de cómics, que probablemente haya espacio en la blogosfera para todas las expectativas y casillas mencionadas. Nos parece perfecto, porque en realidad lo único que le exigimos a un blog que se autodenomine comiquero es que hable de viñetas. Servida la variedad, seremos los demás quienes elegiremos el restaurante de acuerdo a nuestras apetencias. A nosotros, por ejemplo, hay días que nos apetece pasar un buen rato gastronómico y optamos por cocina imaginativa a base de humor, especias picantes y crítica satírica, otros nos inclinamos por una dieta completa a base de información y reseñas, cuando no por ese plato deconstruido que te destaca la virtud de sabores en los que apenas habías reparado. Menús para todos los gustos. Aunque, por supuesto, sobre todo nos encanta ver a los cocineros en acción, hablando de su técnica y desvelando sus secretos pictórico-gastronómicos.


Por lo que respecta a esta fonda, casi siempre lo hemos tenido bastante claro: comida casera de cocción lenta, sin grandes pretensiones, ni concesiones a la galería. Un menú barato pero, esperamos, personal. En definitiva, una excusa para poder ir todos los día al mercado a mirar y comprar páginas frescas; a pie de lonja comiquera y con el boli en la mano.
Desde la cocina, les damos las gracias a todos ustedes, los comensales que alguna vez se han sentado en nuestra mesa. Y perdonen la intrascendencia.

9 comentarios :

ComixCafé. Café del Cómic dijo...

¡Ea! otro garito en la misma calle, esto va a ser la ruina :) Saludos y ¡¡buen viaje a Bizancio!!

Little Nemo's Kat dijo...

Gracias amigo. Buena comida sirven ustedes, sí ;)

Bruce dijo...

A mí me gusta la comida con solera, a veces hasta caducada...

Little Nemo's Kat dijo...

Le entiendo, un chuletón a la foster o un buen asado crumbiano, acompañados de una ensaladita mcCay, no tienen precio ;)

El canibalibro dijo...

Le concederíamos cinco estrellas en una supuesta guia michelín comiquera.
Resérvenos mesa para los próximos post.
Un saludo.

Little Nemo's Kat dijo...

Con clientes tan insignes como ustedes, invita la casa. Siempre bienvenidos :D

Iru dijo...

Yo, que soy más de birras, papas bravas y calamares, también me encuentro muy a gusto en este garito. Y el camarero, de lo mejorcito... ¡Un besico!

Little Nemo's Kat dijo...

Gracias amiga, viniendo de una jefa de cosina como usted es utodo un halago ;)

Cloe dijo...

S�qu� pasa, es bueno presumir.

S� salir, sexo, copas, noche y rock.