sábado, mayo 30, 2015

Canosa y los detestables humanos, de Jim Pluk. Muñequitos cabreados.


No hace mucho nos acercábamos al efervescente cómic que se está haciendo en Colombia, con motivo del trabajo de Truchafrita y el slice of life reflexivo y cotidiano que despliega en sus Cuadernos Gran Jefe.
Regresamos ahora al país cafetero para comentar la publicación reciente de Canosa y los detestables humanos de Jim Pluk, por parte de Dehavilland Ediciones. Canosa es una cría pegada a una coleta, pizpireta, deslenguada y ácida, que ve pasar el mundo ante sus ojos con un espíritu romántico y desesperanzado; la niña-vieja romántica que oscila entre la ingenuidad infantil y la claudicacion final ante la realidad absurda que le rodea. ¿Les suena? Quino se nos viene a la cabeza inmediatamente, junto a Mafalda y su tribu de niños-sabios, metáfora digerible del mundo adulto.
El trabajo de Pluk es, sin embargo, mucho menos amable: la ironía se sustituye por la rabia y el bofetón. En consonancia, su dibujo es también mucho menos pulcro, perfeccionista y redondo. Canosa y los detestables son apenas esbozos, atisbos de personajes filtrados por el feísmo de esa escuela art brut de Gary Panter que se ha consolidado en el cómic actual; y que tan bien encaja con los mensajes airados y el descontento que el nuevo underground intenta transmitir.
El lector y los "detestables" amigos de Canosa (personas, pero también objetos y animales humanizados), son los interlocutores ante los que la niña deja escapar el enojo sarcástico de sus reflexiones o sus ingenuas soflamas esperanzadas sobre un futuro mejor. Porque el trabajo de Pluk no es sólo protesta, incluye una dosis de lirismo infantil (que, como todos sabemos, no es otra cosa que candor e inconsciencia). En estas ocasiones en las que el mensaje de sus viñetas se torna más idealizado, las tiras y páginas de Canosa... nos recuerdan a aquellas otras tiras fantasiosas y edenistas que habitaban el onírico universo poético de Kioskerman (más pulcro y amable), que también visitamos en su día desde esta bitácora.
Libertad estilística y formal (Canosa y los detestables humanos combina tiras, viñetas únicas, bocetos y páginas con un número variable de viñetas) al servicio de la crítica y el sano cuestionamiento de lo establecido. Así debería ser.

martes, mayo 12, 2015

Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta. Entrevista

Nos hemos dirigido a Judas Arrieta, un viejo amigo de esta bitácora, para hablar de su última propuesta artística: Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta. Se trata de un proyecto que ya está dando mucho de que hablar, y que ha nacido y evolucionado con una vocación colaborativa, muy conectada con el espíritu exhibicionista y lúdico de las redes social; a través de las cuales se ha divulgado y se está distribuyendo. 

Little Nemo's Kat: Hola Judas. Hace unas cuantas semanas, varios críticos, coleccionistas, amigos y seguidores de tu obra, recibimos en Facebook un mensaje directo en el que nos informabas acerca de un nuevo proyecto tuyo que pensabas denominar Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta. ¿Podrías explicar a nuestros lectores qué se esconde detrás del título y qué persigues con esta iniciativa? 

Judas: Los 100 superhéroes de Judas Arrieta es un proyecto artístico que he lanzado a través de Facebook. El proyecto se podría describir de 100 maneras diferentes, una por cada dibujo que me han encargado.
Después de 20 años en este mundillo y realizar muchas exposiciones por todo el mundo, te das cuenta de que hay muchas cosas que se me escapan. Una de ellas era que no sabia el paradero de muchas de las obras vendidas,... normalmente las galerías no comparten estos datos con los artistas, casi siempre por miedo a que les hagas la cama, pero en muchas ocasiones la culpa también ha sido mía, por no insistir y preguntar sobre estas cosas. Hoy, tengo claro que me gustaría saber donde están esas obras y quienes son los que han apostado por mi, se han enamorado y tienen en la pared de su casa colgado alguno de mis trabajos.
Este trabajo reflexiona sobre esto y muchas cosas mas que espero contarte en esta entrevista. 
Los 100 Superheroes de Judas Arrieta es un proyecto que busca unir a 100 fans de mi arte. Es el club de los 100 enamorados de los garabatos.

Little Nemo’s Kat: ¿Puedes desarrollar de forma más pormenorizada en qué consiste exactamente tu idea? ¿En qué se diferencia de tus últimas iniciativas y exposiciones? 

Judas: El proyecto consiste en una serie de 100 dibujos de superhéroes, con mensajes y detalles sorprendentes. Los dibujos se venden por separado, uno por cada superhéroe, por un precio simbólico de 100 € cada uno (habitualmente mis dibujos en tamaño A4 se venden a 500 € (+ IVA). La idea es que cada comprador o fan decida cuál es su superhéroe favorito y encargue uno. Y se plantea como una oferta especial que se lanza exclusivamente a través de mi página de Facebook. El cliente contacta directamente conmigo y me hace el encargo, hablamos sobre la posibilidades del dibujo y se convierte en una pieza en la que las dos partes aportan ideas.
Son dibujos realizados en técnica mixta sobre papel hecho a mano. La medida es de 30x21cm, A4. Y todas la piezas estarán numerada en el anverso, firmadas y fechadas en el reverso. Como final de proyecto se editará un catálogo que recogerá Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta. Todos los fans que se hayan hecho con uno de los 100 Superhéroes recibirán un catálogo firmado y dedicado. 
La oferta es sólo desde el 20 de marzo hasta el 20 de mayo del 2015. Ya se han reservado 90 dibujos, así que si para el 20 de mayo no está cerrado el creo que ampliaré el plazo hasta finales del mes de mayo. Espero que esta entrevista ayude a completar todos los encargos de el proyecto. Si no es así, ya tengo plan B.
COLECCIONISMO 

Little Nemo’s Kat: Veo que, en cierto modo, planteas tu iniciativa como una suerte de homenaje retroactivo a los amantes del arte y tus fans y seguidores en particular. ¿Explica ese hecho que hayas decidido establecer un contacto directo con ellos a través de las redes sociales y que hayas establecido un precio simbólico respecto a la cotización habitual de tu obra? 

Judas: Sí, siempre he pensado que el arte es devolver lo que a uno le dan, así que los primeros invitados a tomar parte en este proyecto han sido todos los coleccionistas que en algún momento de mi carrera han comprado una pieza mía, luego la propuesta se ha lanzado a través de Facebook donde he contactado con todos mis fans y seguidores. También he animado a las personas que ya han encargado alguna pieza a que inviten a sus amigos. Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta es un proyecto que con la excusa del encargo/compra de un dibujo, quiere crear un grupo de fans al que pueda mantener informado los próximos 30 o 40 años que aún me quedan en este mundillo.
Cuando estoy en el estudio trabajando me gusta pensar cuál seria la mejor manera de que mi obra llegara a todo tipo de publico. Me gusta exponer mis trabajos en diferentes circuitos, no sólo en galerías especializadas y museos, intento hacer cosas en salas y centros municipales, escuelas, dar conferencias y charlas, llegar a un público variado. Pero a veces es muy frustrante disfrutar tanto trabajando en el estudio y luego ver como esas piezas se quedan almacenadas. Muchas veces cuando una pieza se expone en un museo o galería luego nadie quiere volver a exponerla, la estamos condenando a muerte. Esto es frustrante, sobre todo si sabes que la pieza es buena y potente. Mi trabajo intenta reflejar o representar las experiencias vitales y estéticas de una generación que ha crecido expuesta a importantes cambios sociales, económicos y culturales; y a nuevas formas de disfrutar y padecer el día a día a través de la televisión, el cine, los videojuegos… También pinto para sobrevivir personal y económicamente, así que quiero que mi obra tenga una salida y se venda.
Little Nemo’s Kat: Vamos a hablar de ese tema. ¿Cómo ha cambiado el mundo del coleccionismo y de los aficionados al arte con la crisis? ¿Sigue existiendo un mercado que permita vivir a los artistas de su trabajo? No sé si has notado algún cambio entre tu “público” en los últimos tiempos… 

Judas: Lo mas interesante de esta serie no son las formas, el modo o el dinero que se consigue si todas las piezas se venden. Lo interesante es el movimiento que se genera en torno al proyecto. A mí, desde hace ya varios años, me interesa ver lo que surge alrededor de un acto expositivo o artístico. Centrándonos en este proyecto, no creo que sea una formula nueva, tiene mucha relación con la idea de crowfunding. Me interesa sobre todo el contacto humano, interés y seguimiento o trabajo en equipo que se crea entre el creador y el cliente. Creo que la obra resultante o encargo realizado adquiere un plus o valor añadido que no vamos a olvidar, haciendo así una obra única con un valor sentimental importante. Creo que esta experiencia vital puede hacer que la chispa del coleccionismo y el amor por el arte se enciendan en varios de estos primeros compradores.
Hasta ahora cuando he tenido un encargo no he disfrutado demasiado, así que este proyecto a nivel personal también ha sido un reto. Para mí ha sido importante marcar unas pautas, sobre todo el tema de los dibujos a realizar y dar  a los clientes una libertad total a la hora de elegir los personajes que querían ver reflejados en sus encargos.
Este trabajo me ha hecho sentirme como un superhéroe ya que a través de mi quehacer como artista estoy intentando crear una piezas con las que hacer felices a unos fans no sólo de mi trabajo, sino de un mundo con el que me siento identificado, el de los superhéroes. Por otro lado, aunque aún no lo saben (y aquí desvelo lo bonito de este proyecto), el cliente también se convierte en un superhéroe al formar parte de este iniciativa, ya que a través de sus encargos yo podré sobrevivir dignamente, pensando sólo en pintar durante una temporada. Todo esto lo explicaré y se veré reflejado en el catálogo que editare para concluir el proyecto. Será una edición limitada que solo llegará a los que han tomado parte del proyecto y estará dedicado y firmado. 

LA EXPERIENCIA 

Little Nemo’s Kat: ¿Cuál ha sido la respuesta a tu propuesta hasta el momento? Tengo la sensación de que cuando un creador se embarca en un proyecto tan poco ortodoxo como éste, en su fuero interno se plantea diversos objetivos en planos también diferentes. ¿Qué buscas a nivel personal respecto a Los 100 superhéroes de Judas Arrieta y hasta qué punto crees que se satisfarán las expectativas creadas? 

Judas: La respuesta ha sido increíble, estoy muy contento y  atareado (risas). Mientras escribo estas líneas, sólo pienso en terminar cuanto antes la entrevista para ponerme a garabatear. A falta de 10 días para terminar la convocatoria (que seguramente alargaré hasta finales de mes), ya son 90 los encargos recibidos. Lo mas bonito es la diversidad de clientes y propuestas. Es verdad que uno piensa que hay personajes que se repiten y que le gustaría que apareciesen otros (ya estoy pensando en hacer cosas con esos otros que no han aparecido). Está siendo un reto precioso.
Mientras trabajo en el proyecto tengo que tener 2 puntos de vista claros: uno es el global, todos los dibujos se recogerán en un catálogo, así que las 100 piezas tienen que tener cosas en común, pero no repetirse en exceso. Esto es un reto, ya que tengo que desplegar todos los recursos que he utilizado durante estos años y plantearme nuevos.  
Por otro lado, está el tema de la individualidad, cada pieza tiene que responder a las exigencias del cliente, sean cuales sean, sin dejar de ser un Judas Arrieta. Casi nada... 

Little Nemo’s Kat: Contacto directo entre el artista y el cliente, sin intermediarios… 

Judas: No es un proyecto en el que no quiera intermediarios, las dos galerías con las que trabajo en este momento en España conocen el proyecto, hablé con ellas antes de lanzarlo y tienen carta blanca para buscarme clientes llevándose la correspondiente comisión. No quiero hacer la cama a nadie ni saltarme intermediarios. Solo quiero plantear nuevas formas de venta, promoción y, sobre todo, formas de hacer llegar obra a todo tipo de publico.
Por otro lado, como ya he señalado antes, este proyecto en su conjunto busca crear experiencias o generar un contexto de disfrute del arte por vías diferentes a las habituales. Creo que el artista tiene que ser alguien cercano al coleccionista, cliente o fan. Por lo menos en mi caso.
Quiero que los aficionados vivan con intensidad y expectación como van saliendo los dibujos y propuestas vía redes sociales en Internet. Sé que algunos no quieren ver el proceso y pasos que doy con cada dibujo, que sólo quieren ver el resultado final, pero se que la mayoría está esperando a ver cual es el resultado. 

Little Nemo’s Kat: Has mencionado en varias ocasiones que con este proyecto te planteas un reto personal y que lo has adoptado desde una perspectiva de superación. Si analizamos tus últimos trabajos, observamos que últimamente apuestas por cierto eclecticismo formal y por la búsqueda de diferentes soportes y medios expresivos. Estamos pensando en Pintar o morir, tu última y muy reciente exposición para el Amaia Kultur Zentroa de Irún: en ella encontrábamos desde réplicas de tus muñecos Judas Z, a lienzos tradicionales y murales, pasando incluso por tablas de skateboard decoradas con tus diseños. ¿Qué lugar ocuparían Los 100 superhéroes de Judas Arrieta dentro de esa trayectoria? 

Judas: Me gusta probar de todo, soy salsero por naturaleza, unto pan en todas las salsas. Y también creo que mi trabajo es muy híbrido y funciona a todos los niveles y soportes, básicamente porque lo importante en mi trabajo es la actitud y forma en la que me enfrento a los retos. Para mí son importantes todos los pasos y puntos de cada proyecto, desde la obra que voy a exponer, a los soportes, el lugar donde uno expone, el público… Todo esto influye en los temas a tratar, en el montaje, en las visitas guiadas que planteo, el catalogo... La muestra que he hecho en Irún ha reunido una serie de trabajos de gran formato realizados en China en los últimos 8 años, en los que he estado viviendo allí. Ha sido una exposición en la que he tenido la posibilidad de jugar en casa y mostrar a mis amigos, familiares y seguidores locales de lo que soy capaz como artista. El espacio era perfecto para mostrar mis obras de gran formato, que he mezclado con dibujos (protocuadros), juguetes y propuestas nuevas (tablas de skate). La unión de todos estos elementos en una exposición me han servido como excusa para poder hablar de mi trayectoria, mi actitud frente a la vida y el arte, y mis proyectos futuros. Lo más interesante de esta muestra han sido las visitas guiadas en las que he podido compartir con fans, vecinos y amigos todo tipo de experiencias y reflexiones a partir de lo que estaba expuesto.

En el caso de Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta, me interesa lo ecléctico que está siendo el proyecto tanto en propuestas, como en clientela. En este caso el arte esta uniendo a gente que nunca coincidirían si no fuera por este tipo de iniciativas. Así, tengo encargos de todo tipo de gente y nacionalidades...
AHORA es el lugar que ocupa este proyecto de Los 100 Superhéroes. AHORA estoy disfrutando como un enano dibujando, garabateando, buscando imágenes, surfeando en Internet… He hecho 20 dibujos en 15 dias, trabajando de 10 de la noche a 4 de la mañana (risas). Las demás horas del día las paso haciendo recados y la comida (me encanta cocinar), cuidando y disfrutando de mi hija (todas las tardes son para ella). Desde que empecé con esta idea me siento feliz, lleno de energía... Y mira como son las cosas (la mítica “Ley de Murphy”), me han salido otros trabajos que hago con sumo gusto (hay que guardar para cuando no haya)... AHORA soy feliz... Como he dicho antes, este proyecto me hace sentirme como un auténtico Superhéroe.


ICONOS POP Y CÓMICS 

Little Nemo’s Kat: A lo largo de tu carrera encontramos referencias constantes al universo pop, a mundos como el anime, la televisión o el cómic, sobre todo al manga. Suponemos que veremos gran parte de esos leitmotivs en esta nueva iniciativa, aunque estamos seguros de que también habrá habido un buen número de peticiones inesperadas. ¿Hasta que punto te han sorprendido tus seguidores? ¿Qué tipo de superhéroes habitarán en ese futuro catálogo? 

Judas: Estaba preparado para todo tipo de propuestas (risas), sabia que seria difícil que fueran tan frikis como yo (risas), así que no ha sido muy traumático. Mi peor enemigo a la hora de proponer temas soy yo mismo (risas). 
La verdad es que todos los encargos se han hecho a través de Facebook, así que ha sido algo muy natural: el fan proponía y consultaba conmigo. Como para la mayoría era difícil decidirse por un solo personaje, yo enseguida les proponía algún tipo de crossover (algo muy típico en los cómics de superhéroes) y solucionábamos el tema del encargo en un momento. Lo más bonito es mandar al coleccionista su dibujo terminado antes de colgarlo en las redes sociales y leer su feedback... Como os he dicho trabajo hasta tarde, así que es al levantarse el fan, por la mañana, cuando ve su pieza terminada, antes que el desayuno... Creo que he hecho feliz el día a mas de uno durante estos días y eso me alegra un montón. Me hace sentirme ARTISTA, satisfecho. Si queréis saber el tipo de superhéroes que formaran parte de este proyecto lo mejor es que os paséis por mi perfil de Facebook.

Little Nemo’s Kat: Basándonos, de nuevo, en los dibujos de la serie que ya hemos visto, encontramos que, junto a los “superhéroes” que mencionas, aparecen también varios de los protagonistas de tu peculiar universo comicográfico. Aunque recientemente hemos visto algunos de tus trabajos en publicaciones como el estupendo monográfico de la revista digital Don dedicado al cómic (“Viñetas a go gó”), junto al de autores como Miguel Ángel Martín, Paco Alcázar o Mauro Entrialgo, quizás una de tus facetas menos conocidas por el público sea la de dibujante de cómics. ¿Qué lugar ocupan las viñetas en tu vida, tanto desde el punto de vista creativo como desde el de simple aficionado? 

Judas: Desde pequeño recuerdo que había cómics en mi casa, eso si estaban guardados a buen recaudo, eran el tesoro que siempre buscaba por casa, mi aita (padre) los guardaba como oro en paño. Recuerdo que él mismo los encuadernaba, dibujaba las portadas de las tapas, eran libritos finos rectangulares que formaban una especie de tomos que me pasaba horas y horas mirando y requetemirando. Recuerdo el olor del papel y los títulos, los Hazañas bélicas creadas por Boixcar, el Tarzán de Harold Foster o algunos Apache de Pedro Quesada como guionista con Bermejo o Tinoco como dibujantes... Recuerdo también El Príncipe Valiente... El caso es que desde pequeño los cómics eran parte de mi dieta. Me encantaban Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y sobre todo el Mazinger Z rojo, de Amorós y Sanchís. Recuerdo que entonces pensaba que era una gozada ponerse enfermo, porque eso significaba que tendría cómics nuevos. También me cuerdo de las tiendas donde podíamos cambiar y comprar cómics por poco dinero… 
Los cómics me llevaron a sentirme atraído y disfrutar también de los dibujos animados y programas de televisión para niños. Recuerdo con mucho cariño y admiración a José Ramón Sánchez, dibujante e ilustrador que aparecía en programas de televisión como El Kiosko o Dabadabadá,  sus apariciones eran momentos hipnóticos y mágicos, auténticos viajes iniciáticos a lugares y experiencias desconocidas.


Luego llegaron Tin Tin, Astérix, Spirou, todos los superhéroes americanos de Marvel y DC . A mediados de los 80, a través de mi tío Ricardo, conocí las publicaciones relacionadas con la estética  punk y cyberpunk, leí Metal Hurlant, El Víbora, El Jueves, el Conan de Buscema, a Jodorowsky y Moebius, el RanXerox de Liberatore...

 Little Nemo’s Kat: En tu trabajo el manga y las referencias al arte asiático son omnipresentes. 

Judas: En los 90 llegó el manga, por un lado Toriyama y por el otro Otomo. Fueron los primeros, luego llegaron muchos mas hasta ahora. Soy un fan incondicional de Tezuka, Taiyo Matsumoto, Go Nagai, Kazuo Koike/Goseki Kojima y muchos otros.
Pero no sólo el cómic ha sido importante en mi vida o carrera como artista, también lo ha sido el cine, primero el comercial, luego el cine clásico americano, después las películas de terror de la Universal y la Hammer; y finalmente el cine Asiático: el Japonés, el Hongkonés, Chino y el Coreano, básicamente (clásico y contemporáneo). También me ha interesado la literatura y la cuentística, todo lo que llega a mis manos casi siempre recomendado por amigos.
Por ultimo y para terminar de responder a tu pregunta, te diré que me siento un dibujante de cómics frustrado que se ha reinventado. Mis cuadros, a los que llamo cómics abstractos, son la medicina a esa frustración. Siempre intenté hacer cómics, pero por un lado no era capaz de crear historias que me pusieran cachondo, y durante el proceso de trabajo o elaboración del cómic terminaba aburriéndome y nunca terminaba una historieta. En esa época, estaba estudiando en el instituto, a nadie le interesaba hacer cómics o fanzines, y aunque tenia un profesor que me animaba a seguir trabajando decidí unirme a mi amigos y darme a la vida loca (risas). Hasta llegar a la universidad disfruté del cómic como un aficionado mas. 

Little Nemo’s Kat: ¿Cómo cambiaron las cosas posteriormente? 

Judas: En la universidad volví a intentar hacer cosas pero me topé de frente con el arte contemporáneo y fue el camino que decidí tomar, sin olvidarme nunca del cómic y del manga con los que tanto había disfrutado. Desde el año 2009 hago semanalmente una tira de cómic para un periódico local en el País Vasco. La tira tiene como protagonista a Judas Z, mi alter ego, y éste reflexiona sobre cosas que pasan en la zona donde se publica el periódico. Nunca me he considerado un profesional del medio, me tomo este trabajo como un deporte que me hace mantener la mano caliente y me permite estar informado de lo que sucede a mi alrededor.
Tengo en mente un proyecto para hacer en cómic, pero aún no he encontrado el momento para ponerme a ello. 

SOBRE EL CATÁLOGO 

Little Nemo’s Kat: Quizás sería una buena idea poner punto y final a la entrevista con un apunte sobre ese catálogo que, a su vez, cerrará el círculo de Los 100 Superhéroes de Judas Arrieta. ¿Qué nos puedes contar sobre él? 

Judas: El formato del catálogo será pequeño, parecido a los cómics de Marvel que se editaron por Vértice en los 70. Recuerdo que un amigo tenía cómics de éstos a patadas y era un formato muy chulo. Entraban en bolsillo del pantalón. La idea es hacer un catálogo que se pueda llevar a todas partes y se pueda leer como un cómic o como un manga (de atrás para adelante). Quiero que el catálogo sea una especie de cómic abstracto, una especie de colección de postales o portadas, un libro que invite a experimentar juegos sensoriales, que plantee viajes y que puedas prestar a un amigo como si fuera un tebeo alucinante.

martes, mayo 05, 2015

Más sobre el 33 Salón del Cómic, en SER Soria

Completamos la crónica salonera del otro día con el podcast radiofónico de nuestro programita comiquero en SER Soria con Chema Díez; un repaso fugaz y ligero, ideal para rezagados, trabajadores apurados y amantes de la onda radiofónica.

jueves, abril 30, 2015

Repaso al 33 Salón del Cómic de Barcelona: ninjas, androides, gokus, soldados imperiales.... y cómics

Después de un año en barbecho, regresamos a la Ciudad Condal para disfrutar del 33 Salón del Cómic de Barcelona, visitas y actos a contrarreloj, reencuentros tan intensos como fugaces. Toda una ceremonia efímera de periodicidad anual.
Respecto a nuestra última visita, el Salón había cambiado su emplazamiento: desde su antigua ubicación en el  palacio 8 de Fira Barcelona Montjuïc, a la actual en las plantas baja y superior del palacio 2 y en la plaza Univers. En el cambio, la organización ha ganado cientos de metros de recorrido, y los visitantes una holgura y un desahogo en la visita que nos ha hecho olvidar sofocos precedentes. No es casual que, según los datos ofrecidos, el Salón haya batido este año todos sus records de asistencia. Las colas a la entrada del recinto daban espanto y, estamos seguros, disuadieron a más de algún incauto a la hora de engrosar las cifras de esos 113.000 asistentes. Se presiente que, para algunos, los rigores de la crisis se van relajando poco a poco.
Entre los peros a la nueva ubicación y distribución del Salón (siempre hay una cruz), parece obvio que las exposiciones y muestras han perdido presencia y prestancia en la vastedad del escenario; hasta la organización parece haberlo entendido así: daba un poco de pena ver las impresionantes planchas originales de The Spirit desparramadas en una desangelada nave lateral de la planta baja. Hubieran merecido más atención y cariño. Un tanto sucedía con el resto de las exposiciones que se se hallaban alejadas de los lugares centrales de la muestra: desapercibidas pasaban la de las "Autoras de cómic femenino en el Franquismo 1940/1970", e incluso la de "Anacleto Agente Secreto" (aunque en este caso la parafernalia cinematográfica dotaba de más presencia a los paneles expositores). Algo mejor trato recibieron la interesantísima exposición sobre Gallardo (pese a su disposición esquinada), la de Perich o la de los estupendos trabajos de "Cifré & Cifré", padre e hijo. Gotas de agua en un oceano de stands, bares, cafeterías, tenderetes, estructuras publicitarias, photocalls y puestos de chuches, en todo caso.
En la planta superior, entre R2D2s, Estrellas de la Muerte y Juegos de Tronos, se mostraba "Cómics fantásticos", la exposición estrella de un Salón dedicado a la fantasía. Un muestrario impresionante, y un tanto disperso, de originales de primer nivel (organizados en cuatro o cinco categorías genéricas); entre ellos, encontramos páginas que habíamos leído y releído cien veces de Raymond, Moebius, Chaykin, Corben, Serpieri, Bilal, Peeters y cualquiera que tengan ustedes a bien pensar. Más músculo y exhibición ferial que sistema. Impresionantes, por cierto, los grandes óleos de Corominas para las portadas de libros e ilustraciones de la edición española de Juego de Tronos.
Entre nuestras actividades favoritas del Salón está, sin duda, la de poner cara a autores que admiramos y saludar a otros con los que ya nos hemos cruzado en alguna ocasión anterior. A algunos de ellos (polifacéticos y pluriempleados), como Pepo Pérez, nos los encontramos en la reunión matinal de la ACDCómic (Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic de España), que José Antonio Serrano, nuestro presidente, había organizado con tanto mimo y dedicación como siempre para la mañana del sábado. A otros tuvimos ocasión de saludarlos durante el Salón. Tuvimos ocasión de cruzar unas palabras y pedir dedicatoria, por ejemplo, a nuestro admirado Igor, o a Bryan Talbot, que asistió a la jornada de firmas junto a su mujer Mary Talbot. Observamos solidarios la ola de fervor que está engordando Frederik Peeters con cada nueva obra que publica; y con la inercia hipnótica de ese Aama suyo que va camino de convertirse en el gran cómic de ciencia-ficción de la década; y pudimos constatar que, un año más, las grandes colas del salón homenajean a tipos esenciales de nuestra historia viñetera, como son Jan o Ibañez. Importante, por cierto, la legión de admiradores que arrastraron Ana Oncina y su Croqueta y Empanadilla (Premio Popular a la Mejor Obra).
Super Jan y Efepé. Vuelve el héroe
Frederic Peeters y Jason. Jóvenes clásicos
Igor, reportero con causa, viñetas comprometidas
Ana Oncina. Croquetas para todos
Miguelanxo Prado, uno de los nuestros
El 33 Salón del Cómic de Barcelona será recordado porque fue el año en el que Fabricar Historias, de Chris Ware, la obra clave de los últimos tiempos, no recibió premio; siendo su lugar ocupado por la correcta Saga, de Brian K. Vaughn y Fiona Staples. Alfred Hitchcock nunca ganó un Oscar, algo que para nada habla mal de Hitchcock. Afortunadamente, el resto de premiados le puso una tirita a la brecha (catarata) del desagravio. Merecidísimo fue, por ejemplo, el Premio a Mejor obra de autor español publicada en España en 2015, otorgada a Las Meninas, de Santiago García y Javier Olivares; un cómic fabuloso, inteligente, erudito y muy divertido. Se les veía a los dos aurores lucir radiantes y presumir orgullosos como padres de la barroca criatura. Nos comentaba luego el señor Olivares que al principio no las tenía todas consigo, ante la nómina rutilante de nominados con la que competían este año: no olvidemos que entre los elegidos había cómics fantásticos, como el Yo, asesino, de Altarriba y Keko; Las guerras silenciosas de Jaime Martín; Las oscuras manos del olvido, de Hernández Cava y Bartolomé Seguí; quien repetía junto a Gabi Beltrán en Historias del barrio; o el emocionante He visto ballenas, de Javier de Isusi; y no nos olvidamos de Álvaro Ortiz, Luis Bustos, Antonio Hitos, Zidrou y Lafebre o Furillo ¿Se habían alguna vez juntado tantas y tan buenas nominaciones?
Olivares y García, winners
A justicia divina suena también que el Gran Premio del Salón recayera en un grande como Abulí, guionista para más señas, autor de muchas páginas esenciales del cómic español (amén de traductor de clásicos entre clásicos).
Pero, no nos engañemos, quizás lo mejor de estos macroeventos resida en su capacidad aglutinadora, su condición de excusa perfecta para visitar una ciudad estupenda como Barcelona, reencontrarse con viejos amigos como Pejac o López Cruces, hablar y discutir de cómics, y conocer a tipos tan majetes como Javier de Isusi, al tiempo que te desvelan los secretos de sus cómics a la sombra de una cervecita (o más).

jueves, abril 16, 2015

Las Meninas, de Santiago García y Javier Olivares, en SER Soria

En nuestro Cómics en la Biblioteca de hoy en la SER hemos hablado con Eva Lavilla y Chema Díez sobre de Las Meninas, el último trabajo conjunto de Santiago García y Javier Olivares. Estamos ante una novela gráfica brillante, cargada de matices, segundas lecturas y erudición; e "iluminada" por los siempre magicos lápices de Javier Olivares, uno de nuestros dibujantes favoritos de hoy y de siempre.
Sucede que, además, Las Meninas es, junto a otro gran cómic como Yo, asesino (de Antonio Altarriba y Keko), una de las claras favoritas para recibir el premio a Mejor Obra de Autor Español Publicada en España en 2014, en el 33 Salón Internacional del Cómic de Barcelona que ahora comienza.

miércoles, abril 08, 2015

Yo, asesino, de Altarriba y Keko. La estética de la violencia, violencia entre viñetas

Seguimos tropezando en la misma viñeta. Nos pasó hace cinco años con esta obra maestra y nos ha vuelto a suceder otra vez. Cerramos nuestra lista de lo mejor de 2014 con unas cuantas deudas lectoras, y resulta que entre ellas se encontraban dos o tres de los mejores cómics del curso pasado; historias que por méritos propios deberían de haber estado en cualquier nómina de elegidos. Fue el caso de la desasosegante historia de Backerf, e igualmente injustificable (ahora a agua pasada lo sabemos) es la ausencia en cualquier selección de los mejores cómics de 2014 del nuevo trabajo del gran Antonio Altarriba y de un maestro como Keko. Porque Yo, asesino es un cómic mayúsculo. Bien lo han sabido ver nuestros vecinos.
Enrique Rodríguez ramírez es un profesor universitario de Historia del Arte que pone en práctica sus investigaciones acerca de la estética de la violencia mediante una serie de asesinatos selectivos minuciosamente escenografiados y ejecutados con un ánimo de trascendencia más aplicable a una obra de arte que a un homicidio casual o ritual.  Con un matrimonio al borde de la ruptura y una carrera docente e investigadora marcada por las presiones políticas, las míseras disputas docentes y las guerras por las subvenciones públicas que determinan el estatus académico en el escalafón universitario, el profesor Enrique Rodríguez desahoga sus inclinaciones artísticas, su talento como creador de "obras únicas", eligiendo víctimas al azar a las que asesina ceremoniosamente y con una intención claramente estética.
Por derecho propio, entonces, Yo, asesino es una obra de serie negra. Un thriller habitado por asesinos, cómplices, víctimas y detectives; una historia cargada de misterio, intriga y casos sin resolver que hará las delicias de cualquier amante del género. Pero el trabajo de Altarriba y Keko es mucho más que un cómic noir al uso...
Para contextualizar su “ensayo” acerca de la violencia, el arte y el dolor, Antonio Altarriba sitúa su historia en el País Vasco actual, la Facultad de Letras de Vitoria-Gasteiz. Ya han pasado los años de plomo de la actividad criminal de la banda terrorista ETA y la radicalización abertzale de la sociedad vasca. Aquellos años de violencia psicológica, social y física en los que las víctimas del terrorismo debían convivir además con la falta de empatía de su entorno y el hostigamiento político de la mayoría nacionalista. En este escenario contemporáneo, en el que aún pervive una fuerte politización y presión institucional, Altarriba sitúa a su peculiar protagonista y álter ego, un yo asesino, que Keko recrea con los rasgos físicos del propio Altarriba; también catedrático universitario en la Universidad del País Vasco en su vida real.
A lo largo de su trayectoria creativa, Keko (José Antonio Godoy) ha labrado una reputación como artista de culto al margen de cualquier tendencia comercial gracias a su muy personal dibujo expresionista, su dominio del claroscuro y cierta inclinación por personajes e historias marginales, cuando no extremos. Esta claro que no había un dibujante mejor a la hora de ponerle viñetas al elaborado y complejo guión de Altarriba. Es más, en un giro visual muy oportuno para la historia, Keko ha “sofísticado” su dibujo para Yo, asesino, dotándole de un detallismo y un tratamiento hiperrealista (obtenido en parte gracias a la manipulación de material fotográfico) que nos permiten hablar de cierto manierismo visual, donde antes primaban cierta inclinación hacia el cubismo y el ya señalado expresionismo (insistiendo en esa linea que ya anticipara con brillantez en La protectora). Oscuridad y sentimiento barroco para dar vida a una historia cargada de tragedia existencial.
Dentro del contexto profundamente violento del cómic descubrimos una de las tesis básicas de este cómic: la muerte como fenómeno imprevisible o improvisado puede ser un arte y un acto creativo, pero los crímenes políticos, ideológicos o institucionales (interesados, en definitiva) son puro y cruel ensañamiento:
Matar por nada es revolucionario... / Pone en evidencia las interesadas razones que la política, la religión, la filosofía o la psicología han encontrado para que sigamos asesinádonos... Para que parezca que tiene sentido hacerlo... / Son justificaciones de conveniencia... Nunca motivaciones justas... / En este mundo matar por nada constituye, en el fondo, una acción pacifista... / Al menos mucho más honesta que matar por la patria... 
¿Es entonces Yo, asesino una reivindicación de la naturaleza violenta de todo ser humano ("La pulsión asesina (...) constituye la esencia de nuestro carácter, reflejo del deseo de poder, resorte último de la supervivencia") o es tan sólo la escenificación plástica del aparato teórico que explica, por así decirlo, "la representación del dolor en el arte" (o el cómic) contemporáneo? ¿Exaltación estética de la violencia o crítica social implícita (y pacifista) hacia la dictadura sanguinaria de las ideologías? En un momento de la historia el protagonista conversa con Edurne, su alumna y joven amante, acerca del reciente asesinato de Carlos Alarcón, su máximo rival teórico:
- No me voy a escandalizar... Ni te voy a reprochar nada... Sabes que comparto tus teorías sobre el arte... Y creo en la pulsión asesina como fuente de creatividad.
- Son teorías esteticas... Escribo sobre ello... Investigo sobre ello... Pero eso no significa que vaya por ahí matando a mis colegas...
- ¿Ah no...? Decir una cosa y hacer otra supone incoherencia... Es una impostura intelectual... Si no recuerdo mal, tú mismo escribiste un artículo sobre ello...
- Vamos, Edurne, no seas chiquilla... Nadie lleva sus ideas hasta las últimas consecuencias... Al menos en algunos terrenos...
En el cómic, Enrique le está mintiendo a su amante, se está protegiendo. Quizás, como autor, Altarriba no lo esté haciendo. Desde este punto de vista, podríamos leer Yo, asesino como un objeto artístico, una novela gráfica que supone la ejemplificación ficcional de esa "teoría estética" de Antonio Altarriba (alias Enrique Rodríguez) y Keko. Un cómic que, detrás de su despliegue de erudición, esconde un desahogo y una crítica despiadada contra todos los ámbitos de la kultur contemporánea: la endogamia corrosiva e inmovilizante de la Universidad española; la política cultural errática, caprichosa y corrupta de las instituciones regionales y nacionales; o la vacuidad mercenaria y superficial de ciertas manifestaciones del arte contemporáneo (ejemplificadas en Abel y Omar, la pareja de performers gays que hacen acto de presencia en las páginas finales del cómic).
El ejercicio narrativo en primera persona adquiere, de este modo, unos tintes autorrefenciales que permiten leer la obra como un juego de espejos en el que realidad y ficción terminan por confundirse. El sentido último de la obra adquiere connotaciones irónicas insospechadas y una profundidad conceptual que concreta los planteamientos teóricos del profesor protagonista acerca de la violencia en la propia obra de arte que venimos analizando, este cómic titulado Yo, asesino, que el lector tiene entre manos. Pura vanguardia, el continente y el contenido reflejándose el uno sobre el otro.
Lo de nuestra lista incompleta, esta vez lo vamos a solucionar con medidas retroactivas violentas.

martes, marzo 31, 2015

Kovra #6 en Culturamas. El camino del underground

Kovra, el fanzine de Martín López & Cia, se está convirtiendo en un verdadero referente nacional del cómic subterráneo y la experimentación valiente. Ya lo deja ver su casa nodriza.

En el último artículo que hemos escrito para Culturamas, nuestra revista cultural online de cabecera, les hablamos de todo ello y desmenuzamos algunos de los secretos más jugosos de Kovra #6, la última entrega fecunda de este fanzine que parece un antología de jovenes valores. El artículo, se lo anunciamos en el título de este post: "KOVRA #6. El camino del underground."

jueves, marzo 26, 2015

Pelandrusca

Por aquello de la diversificación curricular, nos hemos metido en los últimos tiempos en el mundo del lúpulo, la levadura y la malta, que no sólo de viñetas bebe el hombre.
Con un aire familiar y rodeados de buenos amigos, nos hemos adentrado en el mundo microcervecero. Nuestra criaturita se llama Pepa, y es una simpática Pelandrusca.
No les estaríamos contando todo esto, no obstante, si en el proyecto no se nos hubieran embarcado amigos dibujantes y diseñadores, alguno de los cuales son viejos amigos de esta bitácora.
Estamos encantados, por ejemplo, con nuestro logo, realizado por ese monstruo del arte urbano y la provocación inteligente que es Pejac; un artista llamado a ocupar un lugar prominente dentro del arte figurativo de este país, un pintor que ya cuenta con legión de admiradores en todo el mundo.
http://www.cervezapelandrusca.com/
Para el cartelismo hemos fichado a Rodrigo Borque, dibujante, músico y diseñador; joven promesa y creador ecléctico, que nos ha diseñado unos pósters con un estilo flat design que enamorarían al mismo Clint Burton.
Ya saben, desde ya (desde hace unos meses, en realidad), pueden encontrar a nuestra PEPA en su bar de guardia. Una experiencia amarga.