martes, enero 29, 2008

Las chicas de Frédéric.

Cuenta la leyenda sociológica que en las tierras del sol naciente, después de años de endogamia sexual, lo que más tira últimamente es el intercambio de sudores con occidental de por medio. Ni podemos contrastarlo, ni tenemos datos personales para afirmar que sea de otra manera, eso sí, si nos dejamos llevar por las páginas de Ellas, lo cierto es que habrá que reconocer que los franceses arrasan en Japón. Bueno, o eso o simplemente que al amigo Frédéric Boilet le ha ido muy bien en sus prácticas de seducción galas durante su estancia japonesa.
Hemos mencionado más de una y dos veces nuestra devoción por el francés y su nouvelle manga. Hemos comentado lo mucho que nos interesa su propuesta, aunque sólo sea como planteamiento teórico de reactivación comicográfica y fuente generadora de ideas. Por eso, como pueden imaginar, no nos van a oír hablar mal de Ellas (la recopilación de historias cortas publicada el año pasado por Dibbuks). Sin llegar al nivel de La espinaca de Yukiko o Tokyo es mi jardín (en nuestra opinión sus dos mejores trabajos hasta la fecha), este tomito formado por 7 historias "publicadas en su mayoría en la revista japonesa Manga Erotics" (que dicen los editores en la solapa) mantiene un buen nivel general y muchas de las constantes del dibujante frances: su hiper-realismo cuasi-fotográfico, una cámara predominantemente subjetiva, el empleo pictórico del color, una gran osadía narrativa basada en la autoconsciencia y el relato biográfico y, por supuesto, un erotismo omnipresente y muy, muy explícito (alguno dirá que ahí se acaba lo erótico).
Cierto es, también, que algunos de los relatos de Boilet pecan de cierto narcisismo (soy un seductor irresistible) y una buena dosis de onanismo autocomplacenciente, acompañado de un exhibicionismo indisimulado. Boilet se abre la gabardina y nos enseña todo desde la primera historia y ese título (Hoy tengo que enamorarme), que no se sabe si chirría por pedante o por presuntuoso. Debajo de su impermeable Boilet nos muestra las vergüenzas o, mejor dicho, su desvergüenza a la hora de calmar sus sofocos estivales: sin mucho preámbulo, se lanza a la cacería de bellas piezas con ojos rasgados. Lo gordo es que, pese a tan tosco proceder, de ésta como de las otras historias, Frédéric sale triunfante con la captura de la mano (quién sabe si dando la razón a esos rumores amatorios que anunciábamos al comienzo).
Nos gusta, no obstante, como se retuercen los relatos de Boilet desde el ligoteo, hacia la confesión íntima, vía el diálogo inteligente y el experimento metaliterario. Y nos deslumbra observar como, desde ese exhibicionismo, el autor introduce inteligentemente dicha condición de autor, haciendo que dentro de sus cómics aparezcan su propios cómics (como en la misma Hoy tengo que enamorarme), se vea al autor dibujando (Ocas blancas y lunares), planeando sus guiones (Los moratones de Yukiko; Un bonito manga erótico), hablando de arte (Las ampollas de Mariko) o jugando irónicamente con las referencias cromáticas (Lo que se llevaron los chuminos violetas; Ayutthaya Reggae)..., que no sólo de follar (aunque sea con la intensidad de Historia sin palabras) vive el hombre.
Qué les vamos a decir, por un lado nos da hasta cierta penita que este franco-japonés haya sentado la cabeza con la señorita Aurelia. Y es que parece que en ese tándem, la tarea de descriptor-cronista de acrobacias sexuales ha recaído en la dama y, hablando claro, a nosotros nos gusta más como nos lo cuenta el Boilet (sin desmerecer aquella interesante primera entrega de chocolate a la fresa).

jueves, enero 24, 2008

Nueve vidas de un sonámbulo.

Vimos ayer la película Nueve vidas, de Rodrigo García (para coleccionistas de anécdotas, el hijo de don Gabriel García Márquez), producida por Alejandro González Iñarritu. En su comienzo, nos recordó a las historias cortas de ese joven canadiense talentoso llamado Adrian Tomine, un dibujante que, a su vez, dicen, recuerda a Raymond Carver. Historias escuetas de vidas íntimas, fragmentos extirpados de una existencia, esbozos de historia que, pese a su aparente intrascendencia, revelan verdades ocultas del alma de sus protagonistas. Todo un ejercicio de cirugía introspectiva, el de estos señores. Nuestro papel, como espectadores o lectores, es presentir esas tragedias escondidas detrás de cada anécdota, adivinar la verdad revelada en esa media hora de vida arrancada de un mordisco.
Sucede que según avanzaba la película, las apariciones recurrentes de sus protagonistas y sus protagonismos intercalados nos hicieron acordarnos de Robert Altman y sus vidas cruzadas, hecho que curiosamente nos llevó mentalmente a una de nuestras últimas lecturas (disfrutadas), el Estafados de Alex Robinson (tan deudor del maestro de Kansas City). Vidas cruzadas, pensamientos cruzados para lecturas cruzadas.
Después de esta retahila de conexiones, cualquiera diría que, en realidad, la película en cuestión nos importó un pimiento. Pues no, lo cierto es que nos gustó mucho y se la recomendamos sin ningún género de dudas. Cierto es que alguna de esas nueve vidas lucía con más brillo que las otras, pero en general ya nos gustaría que todo el cine por el que pagamos le sentara tan bien a nuestro bolsillo.
Dicho lo cual y hablando de dineros, ¿no les parece impagable esto de poder charlar de cine, de literatura... y, de pronto, acordarse de tebeos que mantienen el tipo en las comparaciones? Quién nos lo iba a decir no hace tanto.

martes, enero 22, 2008

Gatos, grizzlies y minicómics (II).

Más gatos. Los que hay en Black Ghost Apple Factory, el minicómic recopilación de los minicómics de Jeremy Tinder. El estadounidense es uno de los jóvenes dibujantes que más suenan últimamente en los mentideros de la trastienda comiquera. su gato se llama Kitty, claro, pero no es ni mucho menos el único animalejo que se pasea por su fatoría manzanera. Hay elefantes enamorados, conejitos folladores y osos grizzly con instintos incontrolables. Sospechamos que, en el fondo, todos son un trasunto del propio Tinder en sus diferentes ánimos, estados y momentos introspectivos. Resulta que don Jeremy es de esos a los que les salen las confesiones a flor de piel, sin pudores ni concesiones; para muestra "It's Spring, and Jeremy Tinder Is Secretly in Love with You", todo un ejercicio de declaración amorosa a su lector(a) anónimo(a). Nos gustan más, sin embargo, "Grizzly -or- How I Spent My Spring Break" (una relación de amor/odio con oso incluido), la historia conejero-depresiva "I'm, So Tired" o la emocionante "1, 2, 3, 4". Todas ellas cortitas y dibujadas con desenfado, como cualquier buen minicómic que se precie.
Para terminar con este recorrido zoológico, nos van a permitir una pequeña trampa alevosa. Resulta que entre los tebeos que nos trajimos de aquel nuestro ya lejano viaje pampero (¿recuerdan?) había uno destacado (por su tamaño, entre otras cosas) que no mencionamos entonces. Lo encontramos en la librería del Museo de Arte Latino Americano de Buenos Aires (el MALBA) y se llama Animaladas; sus autores (que viven y publican en España) son Leonardo Flores y Rebeca Luciani y Pequeño Editor la editorial editora (con cosas más que interesantes). Como decimos, minicómic parece si nos atenemos a su reducido volumen. Sin embargo, ni el acabado ni la muy cuidada y primorosa mini-edición nos acercan a la órbita de la edición amateur, manual y espontánea del minicómic. Animaladas es una colección de historias cortas, historias de animales, lógico, con un estilo cercano a la ilustración infantil, pero con una puntita de humor sádico y grandes dosis de ironía gaucha (nos acordamos de ese otro gran argentino que es Darío Adanti). No hay piedad para los eslabones últimos de la cadena alimenticia en estas mini-historias y gags gráficos: el lobo, el zorro y la serpiente tienen siempre las de ganar; pollitos, ovejas y ratones, reiros mientras podáis, vuestros días están contados (¿o no?)... Se compra aquí.

jueves, enero 17, 2008

Gatos, grizzlies y minicomics (I).

Nos enteramos ayer en nuestra celda favorita de la aparición de una nueva editorial hispana, Apa-Apa. Resulta además que los muy osados cuentan en su plantel de autores con algunos de los marcianos más dignos de atención del cómic norteamericano. Gente a la que ya le teníamos ganas por estos lares, como Sammy Harkham, John Porcellino o Liz Prince; y otros con los que ya habíamos estrechado lazos, léase Zak Sally. Gente que, en su mayoría, dió sus primeros pasos en el formato de los minicomics (de los que, como ya saben, somos fans y clientes habituales), algunos, como Porcellino, hasta el punto de ser considerados uno de los grandes exponentes del "cómic amateur autogestionado".
Viene todo esto a cuento porque llevábamos un tiempo con la idea de presentarles algunas de nuestras últimas lecturas al respecto y estaban los tebeitos seleccionados cogiendo polvo aquí al lado del ordenador. Comencemos pues con alguno de esos mini-tebeos llenos de atractivos, a cambio de muy poquita inversión temporal y menos inversión aún:

Bleep, Blop, Bloop, es un regalito que parece, más que un cómic, un cuadernito de ilustraciones con portada amarilla y unas preciosas páginas ocres con dibujos en blanco y negro. Una exaltación de la amistad minimalista, tontorrona y conmovedora ("A celebration of silliness & being friends"), firmada por el ya muy reconocido Paul (Silly) Hornschemeier (atención al guiño). Nos encanta su dedicatoria a Jim Henson ( "You made the world better") y su despedida: "I would like to thank my cat for keeping things in perspective -with sad eyes and a killer silly instinct- and thanks to the girl who saw her first but gave her to me". Grande Paul.

Hablando de gatos, en Do Not Disturb My Waking Dreams, el minicómic de Laura Park, también hay un minino omnipresente, de nombre Lewis, su gato. Un tebeito de edición modesta confeccionado a base de retales existenciales y trocitos de vida diseminados en pequeñas historias de 5 ó 6 viñetas. Excepto por How Does Your Garden Grow, una fábula ecológica personalizada y sentida desde dentro que (a la espera de siguientes episodios, si los hay) ha sido una de las historias cortas más bonitas y emocionantes que hemos tenido el placer de leer este año. Entre receta y receta (que también las hay), Laura Park desborda sensibilidad. Su tebeito está casi agotado, pero nosotros lo conseguimos aquí (junto a muchos otros minicómics). Como dijo aquel, "it’s just a matter of time before laura park’s comics are collected into a beautifully bound book".

En el siguiente post, seguimos hablando de gatos y otras cosas...
____________________________________________________________
Un offtopic interesado: llevamos tiempo planteándonos la mudanza a la versión beta de blogger, ¿alguna alma caritativa puede recomendarnos algo al respecto? ¿están nuestros miedos infinitos al vacio posteador justificados?

lunes, enero 14, 2008

Magasin Général 2: Serge. Canadian cuisine.

Si recuerdan, hace no mucho comentábamos en esta casa lo interesante que nos había parecido la propuesta bucólico-campestre de Loisel y Tripp, en Magasin Général. El Señor Punch, amigo bloguero, reseñaba la obra recientemente y decía de ella que resultaba "una lectura de grato poso, ligera, si se quiere, pero que nos deja con un agradable fondo, un regusto dulce, ciertas ganas de vivir, y de volver a visitar a esta gentes encantadoras".
Con esta segunda entrega las líneas argumentales abiertas empiezan a estar más claras y el recorrido narrativo planteado por Loisel y Tripp, nos empieza a hacer sospechar que quizá no sea ésta una obra tan menor y simple como presumíamos. Además, algunas inconsistencias iniciales (esa voz en off del marido fallecido, sobre todo) parecen menos gratuitas a medida avanzan las páginas y, sospechamos, esbozan alguna sorpresa futura.
Mantiene el número 2 de Magasin Général las constantes de la primera entrega, dentro de su costumbrismo vitalista de aldea canadiense y paisanaje rural. No obstante, el tono de Serge muestra algunas variables respecto a Marie. Si ésta se planteaba como un cuadro coral luminoso y veraniego dibujado alrededor de la viuda Marie y su lucha por adaptarse a su nueva situación, Magasin Général 2 nos presenta a Serge, el misterioso forastero recién llegado a Notre-Dame-des-Lacs, cuyo pasado esconde tantas sorpresas como atractivos: entre ellas, la más destacable, su destreza en los fogones.
Así, si la acción de Marie transcurría entre los cuadros ocupacionales y los avatares cotidianos de sus protagonistas, Serge plantea la irrupción sorpresiva de un extraño en ese contexto armoniosamente hermético. Quizás por eso, la luminosidad solariega de Magasin Général 1 se convierte en este segundo volumen en un juego de nocturnidades y paisajes invernales, que encajan mejor, sin duda, con la aspereza sospechosa con que muchos de los personajes reciben al recién llegado. De este modo, si practicáramos un juego frívolo de referencias cruzadas interdiscursivas, Marie vendría a ser una especie de La balada de Narayama a la canadiense, mientras que Serge tendría un parangón fílmico clarísimo en esa fabulosa obra de Gabriel Axel que es El festín de Babette.

Habrá que esperar a los siguientes volúmenes, pero ya sólo el talento artístico de sus dos virtuosos autores hace que la immersión en esta apacible (por ahora) comunidad rural valga la pena. Seguiremos a la espera de la tercera entrega, Les Hommes, ya publicada en Francia por Casterman.

martes, enero 08, 2008

Gaspar.

Cosa de magia, oigan, nos levantamos el otro día y nos encontramos tal que con esto en el zapato (pinchen y vean):

Es evidente que, a veces, una imagen vale más que mil globos. Y lo mejor es que parece que la cosa no viene sola y va a traer cola. No se olviden del firmante, un tal GASPAR. Lo dicho, cosas del azaroso y misterioso azar... o no.

sábado, enero 05, 2008

2007: La lista del año (IV).

Lleva unos días la blogosfera enredada con listas y juegos clasificatorios la mar de resultones. Para no ser menos y cerrar como dios manda este repaso anual, que va camino de perpetuarse en tradición navideña, abrimos nuestro diario de preferencias y les confesamos cuales han sido nuestras lecturas comiqueras favoritas durante este 2007; una lista personal, transferible y, por tanto, criticable. Sin orden alguno de preferencia, nos quedamos con:
Colección integral Y. Chaland. Freddy Lombard (Glénat), de Yves Chaland. El primer intento de edición completa para uno de los genios del cómic del S.XX. Maestro de la línea clara, Chaland fue uno de esos escasos dibujantes de los que se puede decir que crearon escuela (que se lo pregunten a Max). Joven, talentoso, brillante, Chaland integraba las aventuras de sus personajes en contextos precisos y preciosos, recreados con la meticulosidad de un diseñador, dentro de sus narraciones trepidantes. Murió con 33 años, pero tuvo tiempo de crear páginas y personajes como los que irán apareciendo en esta colección felizmente auspiciada por Glénat. En sus dos primeras entregas, las aventuras de su personaje más conocido Freddy Lombard.

Nunca me has gustado (Astiberri), de Chester Brown. El canadiense es uno de los enfants terribles del nuevo cómic independiente y no precisamente porque viole radicalmente la ortodoxia imperante o porque se embarque en batallas perdidas y cruzadas antisistema. La radicalidad de Brown radica en su impredecibilidad y en su falta de pudor a la hora de revelar su mundo interior, poblado de complejos, heridas del corazón y secretos del yo. Nunca me has gustado se plantea además desde unas premisas narrativas que resultan osadas por su desnudez radical y un minimalismo sangrante apoyado en la elipsis.

Por qué he matado a Pierre (Ponent Mon), de Alfred y Olivier Ka. Venía precedido de una ristra de premios, menciones y críticas positivas, pero ni las expectativas halagüeñas ni la predisposición favorable, amortigüan mínimamente la sorpresa y el alcance de un trabajo mayúsculo en lo artístico e impactante por su contenido. Alfred y Olivier Ka se permiten además experimentaciones narrativas en absoluto gratuitas y requiebros visuales tan efectivos y emocionantes como el que cierra la historia (con uno de los finales más conmovedores de este curso). Añade la obra, entre méritos, una gran capacidad evocadora y un uso brillantemente simbólico del color y la tipografía, siempre al servicio de este ejercicio de exorcismo y auto-reconciliación con acento francés y línea clara renovada.

Bone (Astiberri), de Jeff Smith. Casi a punto de cerrarse el primer arco argumental de la saga, el lector ya cuenta con elementos suficientes para decidir si se suma al club de aspirantes a ciudadano de Boneville o se declara simplemente un admirador entregado a Jeff Smith y su universo mágico de dragones, princesas, bosques encantados y enanitos albinos narigudos. Mimbres aparentemente ordinarios para una historia que desmonta los tópicos del género de capa y espada a base de un humor ingenioso e inteligente y un dibujo virtuoso, que moldea con sana mala uva sus claras influencias disneyanas. Bone es un tebeo que hipnotizará a los lectores más jóvenes, sin caer nunca en banalidades o soluciones manidas; ahí reside su virtud magnética y el atractivo que sin duda tiene también para el lector adulto.

Diario de un fantasma (Ponent Mon), de Nicolas de Crécy. Una apuesta arriesgada o un cómic no apto para pusilánimes, ustedes eligen. Nunca ha sido fácil adentrarse en el mundo interior alucionado y extrañamente simbólico de de Crécy. Diario de un fantasma es el mejor ejemplo posible de esa constancia. A modo de ensayo metanarrativo sobre el proceso creativo y su fructificación en la obra de arte, de Crécy nos conduce en un viaje entre dos países (Japón y Brasil), mientras el cómic se va, literalmente, construyendo a sí mismo. Ensayo, meta-reflexión o cómic de viajes, o las tres cosas al mismo tiempo, Diario de un fantasma no es una obra perfecta, seguramente, pero en la asunción sincera de de Crécy de esas imperfecciones, el autor conforma un cómic personal y muy diferente a cualquier otro que hayamos leído.

Blotch (Ponent Mon) y La voluptuosidad (La Cúpula), de Blutch. Si 2006 fue el año de Clowes, 2007 lo ha sido para Blutch. Ganado a pulso, además, gracias a dos obras radicalmente diferentes e igualmente galardonadas: Botch y La voluptuosidad. La primera, un ejercicio de humor satírico sobre un humorista sátiro, lleno de crítica social y acidez descriptiva. Un cómic, éste, primorosamente dibujado con un estilo conciso y directo, que debería utilizarse en las escuelas de bellas artes como modelo de efectividad virtuosa. La voluptuosidad nos devuelve, sin embargo, al Blutch más simbólico y críptico. Un trabajo lleno de sensualidad e introspección que reflexiona sobre las raíces que alimentan el deseo, la pasión y el amor carnal. No es Blutch un autor que se conforme con poco.
Mucho nos tememos que no pasará una semana antes de arrepentirnos de no incluir cosas como el S. de Gipi o el Super-puta de Manel Fontdevila, pero que se le va a hacer, aún no hemos tenido la suerte de echarles un ojo y, la verdad, eso de hacer listas preventivas está muy feo. Así que esto es lo que hay. Miren a ver si aún están a tiempo de incluir alguno en la lista de los Reyes Magos; no lo lamentarán.
Ah, y sí, nos gustaron los Ultimates y su intriga creciente a la americana, pero claro...
____________________________________________________________

jueves, enero 03, 2008

Asociación de Editores de Cómic de Andalucía (AECA).


Interrumpimos, muy momentáneamente, nuestra línea de posts retrospectivos sobre el 2007, para transmitirles una nota de prensa de última hora con una buena noticia (nos parece a nosotros). Volveremos a hablar más adelante de editores andaluces, cómics y salones "granainos". Ahora, el comunicado que nos pasa Jose María Carrasco (alias Yorkshire), editor bizantino inexistente que, parece, empieza a tomar corporeidad:
______________________________________________________

El pasado 20 de diciembre de 2007 se constituyó la Asociación de Editores de Cómic de Andalucía (AECA) en la ciudad de Sevilla. El acto se celebró a las 17 horas en la sede del Instituto Andaluz de la Juventud (C/Bilbao, Nº 10) bajo un ambiente de cordialidad y de hacer las cosas bien hechas, para que la edición del cómic en Andalucía consiga el pequeño empujón que todos necesitábamos.
Desde aquí queremos reivindicar el auge del cómic en estos momentos, con la esperanza de que la unión haga la fuerza. No sólo el libro merece asociaciones, federaciones y fomento, sino que el cómic debe de estar representado a todos los niveles en los diferentes estamentos sociales y culturales para darle el estatus que merece. Por eso nace esta asociación sin ánimo de lucro, para recoger y ampararnos sobre un mismo techo el cómic que se hace y se hará en la región autonómica de Andalucía.
Para esto, trabajaremos con ahínco y perseverancia para realizar la consecución de los siguientes fines:
- Constituirnos en representación de los Editores de Cómic de Andalucía ante el sector de editores, el de ilustradores, el de dibujantes de comics y cuantas asociaciones, delegaciones y colectivos se encuentren involucrados en el sector del cómic, tanto en España como en el extranjero.
- Representar a todos los Editores de Cómic de Andalucía ante organismos tanto públicos como privados como una sola voz.
- Dar a conocer de manera global a libreros especializados en cómic, librerías generales, bibliotecas, colegios, etc. los fondos del catálogo de las Editoriales de Cómic de Andalucía.
- Venta y/o adquisición conjunta de derechos de autor de libros en el extranjero.
- Editar en conjunto obras de interés general o histórico para Andalucía cuando de manera individual una de las editoriales no pueda.
- Promover la edición de obras de autores andaluces.
- Colaborar con las distintas iniciativas para la promoción, estudio, difusión y conservación del cómic en Andalucía.
Los socios fundadores de la asociación AECA y sus cargos se dispusieron de común acuerdo de la siguiente manera:
- Miguel Ángel Díaz Saldaña, presidente, representando a Mangaline.
- José Vicente Galadí García, vicepresidente, representando a Ariadna Editorial.
- José María Carrasco Díaz, secretario, en representación de
Viaje a Bizancio Ediciones.
- Sergio R. Ortiz, tesorero, en representación de
Saturno Ediciones.
- Pedro Ignacio Carmona Sarmiento, vocal, en representación de
Dreamers Editorial.
- Daniel Piñero Salido, vocal, en representación de
Creaviñetas.
Con manos abiertas y oídos puestos para todo el mundo que requiera información o incorporarse como nuevo socio que cumplan los requisitos de los estatutos de la Asociación.
Podéis visitarnos periódicamente de las novedades y actos que tanto la Asociación como los socios editores realicen, ya sea conjuntamente como por separado a la web www.comicandalucia.com o en el blog de la Asociación . Para toda información pertinente y asesoramiento para todos los que estén interesados en el cómic hecho Andalucía, puede dirigirse a la dirección de correo info@comicandalucia.com. Asociación de Editores de Cómic de Andalucía (AECA).

martes, enero 01, 2008

2007: Año de páginas (III).

¿Y de tebeos, cómo ha ido la cosa? Pues, ya lo saben ustedes, en la línea de avalancha editorial inabarcable de las últimas temporadas; con el consiguiente "frustrantefecto" en el lector-comprador que observa como las novedades pasan ante sus ojos sin que el bolsillo ni el reloj permitan acceder a lo que uno desearía. Aún y así, intentaremos esbozar un fresco somero de lo que ha sido este 2007 en términos editoriales, que de eso se trata en definitiva, de leer cómics.
Continúan, por ejemplo, las buenas noticias en cuestión de reediciones. Cada vez se tarda menos en publicar material "moderno" agotado, con casos tan éxitosos como el de la reedición del multipremiado Bardín de Max o los muchos trabajos de Eisner (Nueva York, la vida en la gran ciudad o Contrato con Dios: la vida en la Avenida Dropsie), primorosamente publicados por Norma Editorial; en esa misma línea se nos facilita el acceso a ediciones de lujo como las gigantescas (por su tamaño y calidad) de Watchmen (Planeta) y La balada del mar salado (Norma). Pero, además, empiezan a aparecer en nuestro país compilaciones cuidadas y revisadas de clásicos a los que únicamente habíamos tenido un acceso disperso o fragmentario: destacamos la continuación del Krazy Kat (Planeta), respetuosa con la edición de Fantagraphics, la sorprendente aparición de Hypocrite: Cómo descodificar el Atircopih, de Jean Claude Forest, la espectacular publicación de las planchas dominicales del Little Nemo (Norma) o la que es una de las estrellas de la temporada: los primeros dos tomos de las aventuras de Freddy Lombard, del gran Chaland (Glénat). Imposible olvidarse en este punto del fantástico trabajo-aventura que Manuel Caldas ha hecho con El Príncipe Valiente (Libros de Papel) de Foster; una edición de coleccionista que se solapa con la publicación del mismo título por Planeta en su Biblioteca Grandes del Cómic: Príncipe Valiente. Y que decir de esa bendita osadía de Norma al decidirse a regalarnos un cómic que a algunos debía sonar a leyenda urbana: El Eternauta de Oesterheld y Solano López.
Muchos superhéroes reeditados también, recuerden la suerte que hemos tenido este curso al ver la mítica etapa de Green Lantern/Green Arrow (Planeta) de Neal Adams y Dennis O'neil, la aparición de Marvel Masterworks Los 4 Fantásticos 1 (1961-1962) de Kirby y Lee (Panini) o la reedición de ese espectáculo visual y formal que es el Arkham Asylum. Edición Absolute (Planeta), de Grant Morrison y Dave McKean. "Poca cosa" en términos de promoción-difusión-repercusión si lo comparamos con esos hitparade imbatibles con forma de mega-super-archi-crossoversdefinitivos que han sido Crisis Infinita (Planeta), Civil War (Panini) o los Ultimates (Norma). A nosotros nos parecía que el rizo era ya "inrizable" después de Tierra-X, pero parece que les queda carrete (e imaginación) aún a las grandes factorías de sueños con capa. Se agradecen también las apariciones de superhéroes anómalos, aunque igualmente imbatibles, como ese Invencible que sigue siéndolo, de Robert Kirkman (Aleta Ediciones).

No nos movemos de continente ni de hemisferio. Sigue en la buena senda el asentamiento de los nuevos y jóvenes (underground o no) estadounidenses y canadienses: tras la buena acogida de Inverosímil, La Cúpula se descolgó a comienzos de año con el Torpe de Jeffrey Brown y lo cerró con Sencilla intimidad; pero además hemos descubierto o confirmado la existencia de talentos consagrados ya al otro lado del océano, artistas como Tony Millionaire y su Billy Avellanas (La Cúpula), James Sturm (Encima y debajo -La Cúpula), Evan Dorkin (Club Eltingville -La Cúpula), Matt Madden (99 Ejercicios de estilo -Sins entido), Huizenga (Maldiciones -La Cúpula), Chester Brown (Nunca me has gustado -Astiberri), Peggy Adams (Luchadoras -Sins entido), Gene Luen Yan (Chino Americano), Alex Robinson (Malas ventas -Astiberri), Scott Chantler y J. Torres (Días como éstos -Dolmen Editorial). De las viejas glorias underground casi todos los halagos se los ha llevado El Bulevar de los Sueños Rotos, de Kim Deitch (La Cúpula), esa mítica meta-aventura-marciana de gatos y animadores, que sólo habíamos podido rastrear en los Raw de Spiegelman hace varios lustros. También se han editado nuevos trabajos de las obras completas de CrumbChicas, chicas, chicas!, Las reflexiones del tío Bob -La Cúpula), reediciones múltiples de ese joven clásico que ya es Clowes (Como un guante de seda forjado en hierro o David Boring -La Cúpula-) o el esperado integral de Odio (Astiberri), de Robert Bagge. También merecerían la etiqueta de clásicos algunos otros autores y obras que han visto la luz este añito, como el gran Kuper (La metamorfosis -Astiberri-), Mary Fleener (El alma de la fiesta -Glénat).
Las editoriales con un catálogo de manga fuerte (Glénat, Norma, Ivrea, Mangaline) siguen a lo suyo, bombardeándonos con jovencitas escolares, cyber-engendros y los starlettes arrasa-listas (Naruto, Takahashi and company). Me pierdo, lo reconozco, por eso, nos vamos a centrar en las raras aves, como esa recopilación de Ponent Mon llamada Corea (visto por 12 autores), que seguía la línea de su hermano japonés, y que fue el simbólico pistoletazo de salida en España a esa línea de manhwua (el manga coreano), que ha cuajado en curiosidades como La luna entre las nubes, de Park Heun-Yong (La Cúpula) o rarezas tan recomendables como el Informe sobre el ecosistema de la ciénaga (La Cúpula), de Choi Kyu-sok.
Pero si ha habido un équipo vencedor en en este 2007, sin ninguna duda ese es el formado por los renovadores del panorama comicográfico franco-belga. Nos referimos a los omnipresentes Blutch (La voluptuosidad -Ponent Mon-, Blotch -La Cúpula), David B. (La ascensión del gran mal 6 -Sins entido), Sfar (El gato del rabino 5 -Norma-, Las olivas negras 1 -Kraken Ediciones-, Klezmer 2 -Norma), de Crécy (Diario de un fantasma -Ponent Mon), Baudoin (Piero -Astiberri), Trondheim (La maldición del paraguas -Sins entido-, Las increíbles aventuras sin Lapinot 1 -Norma), Blain (Isaac el pirata 5: Jacques -Norma Editorial-, Socrates el semi-perro 1 -Sins entido-, ) o Larcenet (La leyenda de Robín de los Bosques -Norma-, El azote de dios. Una aventura rocambolesca de Atila el Huno -Norma). No ha pasado mes sin que se nos anunciara una novedad con alguna de sus firmas, y entre ellas encontramos alguno de los grandes tebeos de este curso. Piensen, por ejemplo en Por qué he matado a Pierre (Ponent Mon), de Alfred y Olivier Ka. No queremos olvidarnos tampoco de Gipi, ese italiano genial que ha entrado como un huracán a base de genio y calidad, cómic inteligente en estado puro: S, El local (Sins entido).
El producto patrio no ha dejado de ofrecernos sorpresas en una temporada que nos atrevemos a calificar de notable. Glénat, por ejemplo, acaba de publicar el primer volumen de un jovenzuelo-modernista prometedor, Apeles Mestre y sus Cuentos vivos, nada menos, en la Colección Patrimonio de la historieta que abre emocionantes puertas al ayer. Centrados en el hoy, nada más moderno y actual que la fulgurante aparición de toda una generación de jóvenes dibujantes, con los gallegos a la cabeza, pero con muchos otros nombres prometedores, como Esteban Hernández (Culpable e historias cortas -Bang Ediciones), Alberto Vázquez (El evangelio de Judas -Astiberri) o Clara Tanit (Wassalon -Astiberri). Tampoco es gallego, pero ha golpeado fuerte y sonoramente el Superputa (Glénat) de Manel Fontdevila, consiguiendo apagar a golpe de talento y búsqueda otros ruidos de fondo mucho menos gratificantes. De los consagrados, también han publicado Javier Olivares (Las crónicas de Ono y Hop -Dibbuks), Pepo Pérez y Santiago García su segunda entrega de El vecino (Astiberri), Fermín Solís, Lunas de papel (Dib-buks), Miguel Brieva, Bienvenido al mundo: Biblioteca Universal Clismón (Random House Mondadori), Sergio Córdoba, Malas tierras 3 (Astiberri), Jorge García y Fidel Martínez (Hacerse nadie -Ariadna Editorial), Santiago Valenzuela (El gabinete del Dr. Salgari -Astiberri), Paco Roca (Arrugas -Astiberri), Miguel Gallardo (María y Yo -Astiberri) o Raulé y Roger Ibañez, Jazz Maynard 1: Home Sweet Home (Diábolo Ediciones).
Además, albricias, vuelven las revistas (hasta MAD, ha llegado de la mano de Planeta). Se van algunas, sí (Nosotros somos los muertos -Sins entido/Inrevés- o Humo -Astiberri), pero aparecen muchas otras (BD Banda o Mome -La Cúpula) y habrán de hacerlo más aún, algunas con un extraño vínculo común en su afición por el terror, los mosntruos y el miedo (Cthulhu -Diábolo Ediciones- o Interzona); esperemos que la coincidencia tenga que ver con revisitaciones al género, como la de Paul Naschy y Javier Trujillo y su Waldemar Daninsky: El retorno del hombre lobo (Aleta Ediciones), y no con estados de ánimo o predicciones agoreras para el venidero curso.


No obstante, contra el miedo, la risa. Si se lo quieren pasar pipa, no dejen de leer ese best-seller graciosísimo que es El libro de los conejitos suicidas (Astiberri), de Andy Riley, el número 2 del Macanudo (Mondadori), de Liniers o el glorioso Bone de Jeff Smith, en cualquiera de las dos ediciones (blanco y negro o color) que tiene en marcha Astiberri.
En el próximo post, nuestra lista de favoritos del 2007.
____________________________________________________________